lunes, 8 de septiembre de 2008

Temporada de Asados!

El domingo inauguramos la "Temporada de Asados" ("Parrilladas, Barbacoas o como le digan en otros países!). Ya comienza el buen tiempo, nos preparamos para despedir el invierno y abrazar la primavera, y, junto con ello, la seguidilla de asados que a mi familia le encanta disfrutar.

Ya los niños, (Diego en particular!) nos tenían desesperados "¿Cuándo vamos a hacer un asado?" Salía un rayito de sol y la pregunta insistía... "¡cuándo haremos un asado!" Y bueno. El domingo no hubo sol, pero si un día agradable para poner unas costillitas en la parrilla y almorzar en el jardín. Nuestra casa es pequeña, pero Ivo construyó una terraza y, por supuesto una parrilla XL para disfrutar de los buenos días y almorzar en el jardín. Vinieron a almorzar los hermanos de Ivo, el tío Enzo y el tío Toty, junto a sus respectivas parejas, las tías Paulina y Camila.
Si algo disfrutan a plenitud los niños, mas que la carne, que las salchichas (que pueden morir por ellas... de hecho fue una de las primeras palabras que aprendió a decir Pablito "chachicha" jaja) es todo lo que los asados implican. Un momento de reunión familiar, al aire libre, con amigos, con los queridos tíos. Mis hijos aman a sus tíos, a todos ellos, y verlos en nuestra casa siempre es un motivo de alegría. Ni se imaginan lo que ocurre cuando nos visita mi hermana Soledad desde Temuco con su hijos. Es una verdadera fiesta contar con ellos en mi casa! La tía Tole, el tío Atés, pacal, coty, javi y tato (como diría la Carlita) a quienes queremos tanto y que, a pesar de la distancia, los tenemos tan presentes y sentimos tan cercanos.
Sin embargo, hoy quisiera hacer una mención especial para el tío Enzo por quien mis hijos sienten ADORACIÓN. Amor que, definitivamente, se ha ganado y que sé es correspondido por él. Es un tío muy presente en la vida de mis hijos, de un amor cotidiano, preocupado, desinteresado e incondicional... Ni mi marido ni yo tuvimos la experiencia de tener un tío tan cercano (y eso que queremos mucho a nuestros respectivos tíos!) por lo que encuentro notable la relación que él ha construido con ellos. Lo llaman por teléfono, preguntan por él... El otro día, no sabemos la razón, Pablo se levantó preguntando por él. De hecho, en un momento que vino alguien a la casa, Pablo salió corriendo exclamando "¡tío Eto!" y se puso muy triste cuando vió que no era. Nunca supimos por qué lo llamaba tanto, y por qué habría pensado que él vendría a visitarlo ese día; sin embargo no nos extraña para nada que la sola idea de verlo lo entusiasmara tanto. Sé que mis hijos tienen en él una persona valiosa que los acompañará toda su vida y que estará ahí para cuando ellos lo necesiten, para apoyarnos como papás en nuestras equivocaciones, aciertos, precupaciones y alegrías. Por eso, quiero decirte: Gracias tío Enzo por estar con ellos -y con nosotros- y por amarlos tanto! Eres muy importante en sus vidas, más de lo que puedes creer. Eres un tío maravilloso!!!!!! Nosotros también te queremos mucho.

3 comentarios:

Yoly dijo...

Que divertido suenan tus asados, acá le decimos BBQ. Que lindo se pasa en familia.

Besos,

mili -violeta dijo...

¡¡Que bueeeeeno,que rico!!debe de estar ese asado.Aqui le llamamos barbacoa.
Perdona pero no me di cuenta que no te tenia agregada a mi lista de blog amigos.¡¡Ahora mismo lo hago!!

Besos para toda la familia.

Fabi dijo...

Las reuniones familiares parecen ser muy divertidas, alegres y llenas de cariño para los chicos!!!
Me anoto para el próximo asadito... jijiji!!!!
Cariños
Fabi